Estilo industrial

Cuando leemos las palabras estilo industrial enseguida se nos viene a la cabeza la imagen de un loft neoyorkino. Con paredes de ladrillo, vigas metálicas, enormes ventanales y espacios muy amplios.

Este estilo vintage de carácter urbano tiene su origen en los antiguos almacenes y fábricas de las áreas urbanas neoyorkinas. Cuando cerraron, fueron transformados en viviendas y locales comerciales.

Afortunadamente, podemos adaptar sus características a unas dimensiones más reales. Es decir, a las de un piso pequeño.

Es más: el estilo industrial puede ser una buena solución, si tiramos algún tabique e integramos cocina y salón-comedor.

Fuente: www.guilhermetorres.com.br

Claves del estilo industrial

Si te gusta el look industrial, te damos algunos consejos para incorporarlo a un piso actual.

Como siempre, la idea no es adoptar, sino adaptar las claves del estilo industrial a nuestros metros cuadrados y necesidades. Y, por su puesto, a nuestros gustos.

Por ejemplo, dos de los elementos más identificativos del estilo industrial son las paredes de ladrillo visto y los suelos de madera. Pero podemos pintarlos de blanco para ampliar visualmente el espacio y aportar luminosidad.

Dicho esto, los elementos para conseguir este estilo son los siguientes.

Espacios abiertos

Como hemos comentado, puedes eliminar algún tabique para crear un espacio diáfano. Muchos apartamentos pequeños tienen cocina americana para apurar los metros. Puedes aprovechar esta circunstancia para imprimirle un toque industrial a la decoración.

Ladrillo visto

Imprescindible. Afortunadamente, no necesitas picar la pared para dejar los ladrillos al descubierto. En tiendas de decoración tienes plaquetas que imitan este estilo en diferentes colores. Otra solución más económica y fácil de instalar es el papel de pared.

Optes por una opción u otra, recuerda que el resultado debe ser irregular. El estilo industrial no busca acabados perfectos y cuadriculados, sino llenos de imperfecciones que reflejen el paso del tiempo.

Fuente: www.comodoosinteriores.com

Suelos de madera u hormigón

Es otra de las características más comunes del estilo industrial. Si tienes un suelo de madera, puedes darle un nuevo aire pintándolo de blanco. Si no, puedes instalar un suelo laminado en tonos grises.

Otra opción es cubrir los suelos con cemento pulido. Si no tienes presupuesto para hacer toda la casa, puede ser una solución para tapar un suelo de cocina estropeado o pasado de moda.

En el estilo industrial también se utilizan baldosas hidráulicas. Hoy en día venden imitaciones muy bonitas y asequibles. Pero si no quieres hacer obra, puedes comprar una alfombra con este tipo de dibujos.

Elementos constructivos

Otra ventaja del estilo industrial es que los elementos constructivos quedan a la vista. Pilares, vigas, tuberías, conductos, radiadores… Si tienes que poner cables, enchufes o tomas de agua, puedes utilizar los tubos y canaletas como elemento decorativo.

Iluminación

Otra ventaja: las ventanas se dejan sin vestir, para que entre la luz. La iluminación natural se complementa con la artificial, por medio de lámparas de metal –¡o sin pantalla, con la bombilla a la vista!- y focos de cine.

Fuente: www.tuteate.com

Mobiliario

Debe estar exento, nunca hecho a medida, y con aire desgastado. Los colores son fuertes y oscuros. Los muebles son de líneas sencillas y muestran una estructura metálica, más fría, que se combina con la calidez de la madera.

En tiendas especializadas hay estanterías y muebles hechos con tuberías, para subrayar la estética industrial.

 

No Replies to "Estilo industrial"

    Leave a reply

    Your email address will not be published.