Elegir materiales para la cocina

Estratificado, laminado, polilaminado… Si te suenas estos términos, eres de los ‘míos’ y estás pensando en renovar la cocina.

No es una decisión fácil. Requiera obras, cambios en la fontanería, carpintería, electricidad… Y, por tanto, un presupuesto elevado. Además, elegir materiales para la cocina consume tiempo y energía.

Hasta que no nos ponemos a ello, no nos damos cuenta de la gran variedad que existe. Por este motivo, hoy vamos a ayudarte con algunos consejos.

El color, para el final

El primero, que dejes los colores y detalles para el final. Céntrate en el proyecto –la mayoría de proveedores te hacen un primer diseño sin cargo- y calidades. Ambos serán determinantes para el presupuesto.

Cuando te decidas, podrás elegir el aspecto externo de los frentes. Una vez seleccionada la serie, en la mayoría de marcas no hay diferencia de precio entre un tono u otro. También puedes elegir el tipo de tirador y color de la encimera.

Si empiezas por el color, te perderás entre tanta gama y no prestarás atención a lo importante: la resistencia y calidad de los materiales. Y la organización de las zonas de actividad.

La serie Fusión, de Leroy Merlin, te permite elegir entre 20 colores de puerta.

Bases del mueble

Tómate el tiempo que necesites para elegir materiales para la cocina. Compara los interiores, puertas, cajones y herrajes, en función de tu presupuesto.

Los muebles pueden ser de diferentes materiales. Para las bases, los más comunes son el aglomerado, los tableros DM y los de madera maciza.

El aglomerado está compuesto por restos de maderas compactadas con resinas o pegamentos. Después se recubre con una lámina decorativa.

Podemos elegir entre muchos colores y texturas, pero el acabado es liso, sin marcos ni molduras. Tiene un precio moderado, que depende de su calidad. Debes asegurarte de que sea resistente al agua o acabará hinchándose.

Los tableros DM, por su parte, están compuestos por fibra de madera prensada de densidad media. El precio es más elevado que el anterior, pero la calidad también. Admiten lacados.

Finalmente, las bases de madera se montan a partir de capas superpuestas muy finas. El precio es más alto; todo depende de la calidad que busques.

Funcionalidad sin renunciar a la estética, de Santos.

Algunos acabados

Si ya te has puesto a elegir materiales para la cocina, habrás oído hablar de ellos a la hora de seleccionar las puertas. El más corriente es la melanina o laminado de baja presión. Se trata de un papel decorativo melamínico que recubre el aglomerado por ambas caras.

El resultado de esta fusión es una superficie libre de poros y con buena resistencia al desgaste. La limpieza es sencilla y el precio, económico.

Ya hemos visto que sólo se producen superficies lisas. Pero no debe preocuparnos, porque es un diseño de plena tendencia.

Otro acabado muy de moda es el estratificado o laminado de alta presión. En este caso, el aglomerado se cubre con una lámina de varias capas de papel impregnado. Es resistente a la humedad y a los arañazos.

La marca más conocida es Formica, que se emplea como genérico para referirse a este material. De nuevo, sólo es válido para superficies lisas; sin embargo hay brillo o mate.

Una cocina tradicional para la vida moderna, de Ikea.

Laminados lacados y polilaminados

Como hemos visto, los tableros de fibra van lacados. Se recubren primero con un laminado melamínico y después llevan un lacado con secado ultravioleta.

De esta forma se obtiene un panel decorativo de alta resistencia, en alto brillo, mate o con textura. Apto para frentes modernos y minimalistas, y para estilos más clásicos.

La resistencia es superior a la del ejemplo anterior. Otra ventaja es que se pueden elegir diseños lisos o de fantasía, aunque cada proveedor tiene los suyos.

La introducción de nuevos laminados, realmente atractivos, ha dejado de lado el polilaminado. En este caso nos encontramos con puerta recubiertas de vinilo aplicado con calor. Éste se adapta a distintas formas y relieves, incluidos los cantos. Y existen tonos lisos e imitaciones de madera.

Laca con apariencia metálica, de Schmidt.

Encimeras

Al elegir materiales para la cocina, también tendremos en cuenta la encimera.

Una de las opciones es emplear el mismo material que en los frentes, igual o haciendo contraste: laminados, madera, etc. Están escalando puestos por la cantidad de diseños a elegir y su buena relación calidad-precio.

Llevan un tratamiento para la humedad, pero no se puede poner encima una cazuela caliente, por ejemplo. Asimismo, debe montarse con cuidado, para asegurar la estanqueidad en las uniones.

La encimera de madera, por su parte, aporta a la cocina un aire especial. Pero es más inestable a la humedad y menos resistente a golpes y cortes.

Uno de los materiales estrella es el granito por su dureza y longevidad. Aunque ha dejado paso a otras opciones, como el cuarzo y el porcelánico.

El primero, que mezcla partículas de cuarzo natural con resinas de poliéster, debe su popularidad a su dureza y a la gran variedad de colores. También puede llevar protección antibacteriana.

Pero en la actualidad se está imponiendo el material porcelánico, con un acabado uniforme y duradero. La ventaja frente al anterior es que es resistente al calor.

Finalmente, los que quieran dar a su cocina un aire industrial pueden colocar una encimera de acero inoxidable. Es impermeable y con una gran resistencia a los golpes y altas temperaturas. Aunque es aconsejable elegir un acabado no muy pulido, para disimular los inevitables arañazos.

Elegante y natural, una propuesta de Scavolini.

No Replies to "Elegir materiales para la cocina"

    Leave a reply

    Your email address will not be published.